lunes, 1 de febrero de 2010

Dejando verde a J. D. Salinger

Me entero por esos mundos de internet que en su muerte (el pasado dia 28) se ha comentado mucho por ahí que el pobre Salinger estaba sobrevalorado, etc. Esto se ha dado sobretodo en ámbitos de por aquí. No me parece nada tan fuera de lo común intentar "poner en su sitio" a un escritor más o menos respetado, aunque lo haga gente con, claramente, poco bagaje lector. Porque parece que por opinar opina todo dios. También es importante hacerlo cuando realmente se ve, con el transcurso de los años, o mejor, los decenios, que un escritor ha sido sólo el producto de su época y no tiene trascendencia más allá.

Pero Salinger es bueno, y tiene buen material aparte de su famosisima El Guardián entre el Centeno. No sólo es importante ésta por el hecho de ser una novela que fue lectura de instituto de tantos estudiantes norteamericanos, y que por lo tanto y por simple influencia cultural, ha cumplido aquí un papel similar como "novela de iniciación". Su valor va más allá, y aunque a mi realmente me parece una novela ideal para leer en la adolescencia, probad a leerlo ahora, en la adultez, y decidme si no ha sido uno de los autores que mejor ha expresado la sensación de no saber qué pinta uno en este mundo. Aparte de que escribía bien, y eso que parece que deberia ser un requisito indispensable de un escritor y damos por supuesto, parece que en el mundo literario actual, el de los premios y las ventas, se ha olvidado lo que es. Total, que soy una defensora de Salinger frente al que considero también el otro novelista de la adolescencia, Hesse, con el que sí creo que no hay para tanto.

1 comentario:

Mike dijo...

Amén!
Completamente de acuerdo, señorita!