sábado, 8 de agosto de 2009

Ser mujer apesta a veces

Empecé el blog con dudas acerca de la conveniencia de definirme como mujer o como hombre por varios motivos.

En primer lugar, mi blog debía ser anónimo, y al reconocer mi género creo que cierta gente podía atar cabos rápido sobre mi identidad. Y me gusta poder dejar verde un concierto con total tranquilidad.

En segundo lugar, me daba miedo que lo escrito se pueda tomar con prejuicios. Esto es una realidad, siempre asumimos cosas.

Pero bueno, al final me arriesgué y me definí y por eso me puedo permitir ahora, decir cosas como esta: me parece un bajón de rollo tremendo y una injusticia que después de pasar la mayor parte de la vida menstruando, cuando por fin eso acaba, luego exista la posibilidad de sufrir "pequeñas pérdidas de orina". En fin, de pañal en pañal. Me enteré de ese serio problema femenino con los anuncios de Concha Velasco (menuda mensajera del mal) y reconozco que desde entoces me perturba la idea de pasar casi toda mi vida dependiendo de una forma de pañal u otra.

2 comentarios:

minus dijo...

hay que reforzar la musculatura para olvidarse del pañal: bolas chinas

(me lo ha dicho una amiga)

fromthedrain dijo...

y a esto precisamente me refería...

no, las bolas chinas no son una opción, y además se pueden reforzar la musculatura simplemente haciendo contracciones, no hacen falta accesorios